13/7/11

"(El) franciscano Emiliano María Revilla, detenido por un grupo de falangistas... fue llevado hasta la prisión... Salió de ella en una saca"


Crucifijo que pudo pertenecer a un franciscano asesinado

"Es una fosa muy preparada", explica el investigador José Ignacio Casado, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. "Los cuerpos estaban cubiertos con cal. Los enterraban los barrenderos de Aranda de Duero, según nos ha contado gente del pueblo, después de robarles lo que llevaran de valor. Algunos vecinos recuerdan verles pasar con prendas de los desaparecidos". (...)

Pese a todo, entre los huesos han aparecido algunos objetos convertidos hoy en valiosísimas pistas para identificar a sus dueños. Como las canicas halladas al lado de los restos de dos muchachos de 18 años; el corsé ortopédico que Fernando Lorente confía en que sea el de su abuelo, Fernando Macario Martínez, maquinista en la estación de Aranda de Duero.

"Había participado en algunas manifestaciones de UGT y al estallar el golpe militar huyó al monte. Le dijeron que podía volver y lo hizo. Le detuvieron enseguida". No fue una muerte rápida.

"Parece ser que mi abuelo no fue bien fusilado. Al día siguiente de dispararles, los asesinos volvieron al sitio donde los habían tirado y mi abuelo, que seguía vivo, les pidió agua. Le mearon en la cara y después le remataron. Esto lo sé porque, por lo visto, los asesinos fueron luego pavoneándose por el pueblo de la hazaña".

Junto a los huesos también ha aparecido un crucifijo de 10 centímetros, de los que se colgaban al cuello, que hace pensar a Casado que el esqueleto que tiene al lado pertenece al franciscano Emiliano María Revilla, detenido por un grupo de falangistas el 29 de julio de 1936 en su pueblo burgalés, Revilla Vallejera, por ser considerado "un cura rojo que denunciaba el hambre y la miseria de los campesinos".

El padre Revilla fue llevado hasta la prisión central de Burgos. Salió de ella con otras 13 personas en una saca el 4 de septiembre de ese año. En 1950 le dieron oficialmente por muerto." (El País, 11/07/2011, p. 17)

1 comentario:

ALIADO dijo...

He estado leyendo un artículo sobre este fraile, publicado recientemente en la revista "La aventura de la Historia".
Se dice de él que fue un militar que se salió del Ejército para ser franciscano. A mi me da la impresión que tenía más de lo primero que de lo segundo, pues nunca he visto a un capellán en primera línea, como hacía éste.
Lo que no me ha quedado claro es por qué le mataron, pues era un hombre muy querido y con muchos amigos en la Legión.
Saludos.