5/12/16

Fueron fusilados en la plaza de su pueblo... la población fué obligada a a circular ante los cadáveres después de escuchar los aplausos y vivas a España de las autoridades y derechistas del pueblo

"En el mes de julio de 1942 fueron detenidas en Torredonjimeno 14 personas por dedicarse al estraperlo. Su único crimen fue intentar buscarse la vida para dar de comer a sus hijos en tiempos donde el hambre campaba por toda la geografía española y donde solo trabajaban los afectos al régimen existente.

Por desgracia en el mes de mayo de 1942 fue asesinado de forma vil y en presencia de su familia el propietario y hacendado José Calabrús de la Fuente en el cortijo del Fraile. La investigación de este crimen no daba resultados y las autoridades toxirianas estaban encolerizadas presionando a las autoridades militares que no encontraban a los culpables del crimen.

El 28 de octubre de 1942 el Juez Militar, teniente Jesús Cortés Cortés ordenó de forma sorprendente y aleatoria que seis de los catorce detenidos por estraperlo fueran conducidos desde la prisión provincial hasta la plaza del pueblo donde fueron fusilados en un acto público ejemplarizante que provocara el terror en la población izquierdista de Torredonjimeno, que fue obligada a circular ante los cadáveres después de escuchar los aplausos y vivas a España de las autoridades y derechistas del pueblo cuando estos desdichados cayeron acribillados siendo totalmente inocentes del crimen del que se les acusaba y después de sufrir durísimas torturas en la prisión provincial.

Todos los fusilamientos de la posguerra en la ciudad de Jaén se hacían en las tapias del cementerio de San Eufrasio y la decisión de fusilarlos en su pueblo natal, acto totalmente inusual, nos lleva a entender la verdadera intencionalidad de este crimen por parte de las autoridades fascistas; y no es otra que la propagar el terror. (...)" (Búscame en el ciclo de la vida, 30/11/16)

2/12/16

A maior parte dos asasinatos franquistas foron dirixidos contra líderes sociais, persoas que estaban cambiando a sociedade... como o de Alonso Portugués, un empresario agrario, un innovador, un home que tiña un viveiro que abastecía de cepas e de árbores froiteiras a Galicia e Portugal

"Telmo Rodríguez Alonso (concelleiro), Amadeo Álvarez Fernández (torneiro), Juan Alonso Pérez (mestre), José Gómez Sampayo (médico), Alfonso Alonso Portugués (empresario agrario) e Joaquín Antonio Álvarez Álvarez (mestre). Son seis veciños de Arbo, asasinados en 1936 que o vindeiro 18 de decembro recibirán unha homenaxe no seu concello,  (...)

Catro deles foron paseados o 8 de novembro de 1936 na Volta do Couto, en Cotobade. Estiveran recluídos no campo de concentración da Illa de San Simón, ata que -xunto con outros sete presos, principalmente de Lalín- foron trasladados nun camión, co pretexto de ingresar no cárcere de Ponte Caldelas. Porén, ao chegar a Cotobade, os nacionales mandaron deter o vehículo, fixeron descender os prisioneiros e aplicáronlles a lei de fugas, asasinándoos nese lugar. Os restos dos once foron levados ao cemiterio do mosteiro de San Pedro de Tenorio.  (...)

Entre estes catro veciños de Arbo había un concelleiro de Izquierda Republicana, pero tamén un médico, un mestre e un empresario agrario. Catro persoas de gran importancia social no seu momento. 

"O franquismo xerou un discurso sobre que as represalias foron debidas en moitos casos a enfrontamentos persoais e envexas ou a que só se dirixiu contra as persoas moi significadas politicamente, militantes e dirixentes de partidos. É un discurso falso: a maior parte dos asasinatos foron dirixidos contra líderes sociais, persoas que estaban cambiando a sociedade. A revolución xa estaba feita, estaba facéndose, unha revolución no ámbito educativo, no mundo agrario, nas iniciativas empresariais", destaca Xavier Simón, do Grupo pola Recuperación da Memoria Histórica de Arbo.

Pode ser un bo exemplo disto Alonso Portugués. "Era un líder social porque era un importante empresario agrario, un innovador, un home que con 33 anos tiña un viveiro que abastecía de cepas e de árbores froiteiras a moitos lugares de toda Galicia e de Portugal. Seguramente simpatizaba coa República, pero non era militante.

 E tiña poder social, capacidade de influencia", sinala Simón. Ou Juan Alonso Pérez, mestre de Izquierda Republicana, sen faltas administrativas coñecidas, que foi expedientado e depurado varios meses despois do seu asasinato. 

 Ou Gómez Sampayo, o médico, que "vivía nun pazo, tiña propiedades, estaba mesmo emparentado coa nobreza, era unha persoa con poder. Estaba próximo a Izquierda Republicana e chamábanlle 'o médico dos pobres' porque un día á semana atendía de balde aos máis desfavorecidos. A súa propia existencia era mobilizadora, e polo tanto era perigoso para os golpistas", di. 

Outro dos asasinados foi Joaquín Antonio Álvarez (O Roque), un importante cargo na acción política da Fronte Popular en Arbo, líder intelectual e mestre de prestixio, moi respectado no lugar e preocupado pola escolarización dos nenos e nenas. Foi o único que fusilaron, no Castro, en Vigo.  

"Temos a documentación do Consello de Guerra, e coñecemos os detalles do paripé. Acúsano de estar na cabeceira dunha manifestación en Arbo, o 21 de xullo de 1936, de apoio á República, 'llevando banderas rojas y dando vivas a Rusia, a Moscú y con el puño en alto'", explica Xavier Simón, que destaca que "Habitualmente, os que foron fusilados tras un Consello de Guerra, correspondíanse con cargos públicos importantes (alcaldes, por exemplo) e sobre todo das cidades. Non hai tantos nas vilas, e Roque si figura nesa categoría". (...)

"Houbo máis asasinados en Arbo, pero aínda non puidemos contactar coas familias e queríamos centrarnos na homenaxe ás persoas cuxas familias podían estar presentes", explica Xabier Simón, que fai fincapé na homenaxe que tamén recibirán as esposas dos falecidos, na súa condición de represaliadas en vida.

 "Os netos e netas destas persoas merecen saber que os seus avós morreron loitando por uns valores que son importantes na sociedade actual. Sen as familias esta homenaxe non tería sentido, as familias deben ser protagonistas", destaca.

"Falando con eles e elas, sobre todo cos fillos e fillas, percibimos un profundo desexo de que se coloque o nome de seus pais á altura que merecen. Os fillos e fillas que están vivas, que daquela eran moi pequenos e pequenas, apenas lembran a seus pais, pero si lembran o mal vivir que tiveron que soportar nas décadas seguintes. Son conscientes de que seus pais foron asasinados sen teren cometido delito ningún, e isto aínda non llo dixeran publicamente", subliña.

E conclúe que estas "son historias que levan 80 anos vivindo na intimidade destas familias e vai sendo xa hora de que compartamos entre todos e todas os seus nomes, os seus proxectos vitais, as súas voces, e que poidamos imaxinar entre todos e todas como sería esta vila, como sería este país e como sería esta sociedade de non terse producido aquela barbarie e o xenocidio iniciado en xullo de 1936".  "                (Marcos Pérez Pena  , Praza Pública, 29/11/16)

1/12/16

Serrano Suñer, el 'Himmler' español... el que le dijo a Hitler: «Puede hacer con estos rojos lo que quiera porque la nueva patria no los considera españoles»

"(...) Lo que esconden sus ojos, nos presenta a la figura de Ramón Serrano Suñer blanqueada de toda su responsabilidad como uno de los máximos responsables (e impulsores) de los crímenes del franquismo en la inmediata posguerra.

Y es que Ramón Serrano Suñer, como los hechos históricos nos demuestran, fue algo más que un galán de penetrantes ojos azules, amante apasionado de la marquesa de Llanzol y, por ello, hay que conocer su verdadero rostro.

Serrano Súñer estuvo vinculado a Zaragoza cuando, como joven abogado del Estado, fue destinado a la capital aragonesa. Allí conoció a Ramona Polo, cuñada del general Francisco Franco, por entonces director de la Academia General Militar, con la que se casaría, ceremonia en la que fueron sus testigos José Antonio Primo de Rivera y el mismo Franco, lo cual nos indica ya la orientación política de Serrano Súñer. 

Y en Zaragoza, entraría en política, siendo diputado por esta provincia en las filas de la CEDA (1933-1936), evolucionando posteriormente hacia un ardoroso fascismo que le impulsó a conspirar activamente contra la República.

Iniciada la guerra civil, logró llegar a Salamanca, poniéndose de inmediato a las órdenes de Franco, su cuñado, convertido ya por entonces en Generalísimo de las fuerzas alzadas contra la legalidad republicana. Serrano Súñer, convertido ya en el «cuñadísimo» del Caudillo, al amparo de este fue acumulando un inmenso poder político que le convirtió en uno de los principales jerarcas del régimen franquista. 

Además de ser el redactor del decreto de unificación que creó FET y de las JONS, el partido único de la dictadura de cuya junta política fue presidente, fue ministro del Interior (1938) y más tarde de Gobernación (tras la unión de Interior y Orden Público), cargos de los que fue el encargado de llevar a la práctica la implacable represión a la que fueron sometidos los republicanos tanto en el interior de España como aquellos que se habían exiliado: gracias a sus buenas relaciones con el régimen de Vichy y el nazismo, logró que fueran entregados a las autoridades franquistas algunos destacados dirigentes republicanos que, como fue el caso de Julián Zugazagoitia, Joan Peiró o Lluís Companys, serían posteriormente fusilados. 

Recordemos además que, Serrano Súñer firmó un acuerdo de cooperación policial con la Alemania nazi cuando Himmler, el siniestro jefe de las SS hitlerianas, visitó Madrid en octubre de 1940: consecuencia del mismo, se inició la deportación de los republicanos españoles en los territorios ocupados por el Reich a los campos de exterminio nazis, especialmente al de Mauthausen. 

De este modo, en la entrevista que tuvo con Hitler el 25 de septiembre de 1940, Serrano le dijo al Führer: «Puede hacer con estos rojos lo que quiera porque la nueva patria no los considera españoles»: quedaba así sellado el dramático destino de millares de nuestros compatriotas.

 Manuel Leguineche recoge el testimonio de Antonio García Barón, un anarquista de Monzón superviviente de Mauthausen que corrobora esta idea al recoger las declaraciones del comandante Franz Ziereis, jefe nazi de dicho campo, quien antes de morir, «me dijo saber que los presos españoles estábamos allí por petición directa de Serrano Súñer a Hitler. Él fue el que nos condenó a muerte». Por todo ello merece el oprobio y el repudio en la historia y en la conciencia cívica de los españoles.

Además de artífice de la represión, Serrano Súñer, siendo ya ministro de Asuntos Exteriores, como germanófilo convencido que era, fue un decidido partidario de que la España franquista entrara en la II Guerra Mundial al lado de las potencias fascistas. Recordemos las entrevistas que, con tal motivo, efectuó con los principales jerarcas nazis durante los meses de septiembre-octubre de 1940. En su encuentro con Hitler del 17 de septiembre, Serrano le expuso el programa imperialista de Falange, en el que el régimen franquista, a cambio de su apoyo militar al Eje, además de Gibraltar y el Marruecos francés, el Oranesado argelino, ampliaciones territoriales en Guinea y el Sahara, así como Andorra, el Rosellón y la Cerdaña, esto es, la Cataluña francesa. Aunque Franco se comprometió por escrito a entrar en la guerra (sin fecha concreta) en el Protocolo de Hendaya tras la entrevista de Hitler y el dictador español, lo cierto es que al final no lo hizo, pero, a cambio, la mano de Serrano Suñer fue la impulsora de la creación de la División Azul. (...)

Por su parte, Carlos Hernández, que define a Serrano Súñer como «el Himmler español», considera que la serie televisiva indicada, significa una «tergiversación histórica injustificable y un verdadero insulto para las víctimas de este carnicero», dado que apenas se alude a la represión, seña de identidad inseparable de la actuación política llevada a cabo por Serrano Suñer durante 1938-1942. Esta es la verdadera historia que se esconde tras unos ojos sanguinarios, los de Serrano Súñer, aquel político fascista que, entre muchos títulos, ostentó, entre 1938-2013, el de Alcalde honorario de Zaragoza."              (José Ramón Villanueva Herrero , El Periódico, 27/11/2016)



"Muchas cosas buenas pasaron en la vida de Ramón Serrano Suñer en octubre de 1940. Franco lo nombró el 16 de ese mes ministro de Asuntos Exteriores. 

Cuatro días después, como estreno majestuoso de su nuevo cargo, recibió en Madrid con todos los honores y parafernalia fascista a Heinrich Himmler, el arquitecto de las SS y jefe del entramado policial nazi. 

El 23 de octubre acudió con Franco al encuentro histórico con Hitler en Hendaya. Serrano Suñer estaba en el cenit de su poder y gloria. Ministro de la Gobernación desde enero de 1938, un cargo que en realidad no abandonó hasta mayo de 1941, jefe de la Junta Política de la entonces poderosa Falange y ministro de Asuntos Exteriores.

Ése es el Serrano Suñer que se ha rememorado ahora con motivo de su muerte. Un ilustre estadista, que desapareció de la vida pública tras su destitución como ministro de Asuntos Exteriores en septiembre de 1942 y que, lejos ya del mundanal ruido de las maquinaciones políticas, incluso escribía de vez en cuando a Franco para que liberalizara el régimen.

Hay otras historias, sin embargo, que también pueden recordarse. Himmler visitó Madrid en octubre de 1940 para preparar las medidas de seguridad del encuentro entre Hitler y Franco en Hendaya. Pero, también, como ha contado Paul Preston, para sellar una mayor colaboración entre la Gestapo y las fuerzas de la policía franquista. 

La invasión de Francia por parte de las tropas alemanas, iniciada el 10 de mayo de ese mismo año, había permitido la captura de miles de republicanos españoles refugiados en territorio francés desde la conquista de Cataluña por las tropas de Franco y el final de la Guerra Civil. Muchos, como se sabe, acabaron exterminados en campos de concentración nazis. 

Algunos de los más distinguidos, reclamados por el Ministerio de la Gobernación, fueron entregados a las autoridades franquistas por la Gestapo y el régimen de Vichy. El 21 de octubre, justo cuando Himmler estaba en Madrid, un juicio sumarísimo condenó a varios de ellos a muerte. En ese grupo estaba Julián Zugazagoitia, ministro de la Gobernación de la República, ejecutado el 9 de noviembre. 

Unos días antes, el 15 de octubre, había sido fusilado Lluís Companys, presidente de la Generalitat, acusado de "rebelión militar". También había sido entregado por esas fechas Joan Peiró, anarquista y ministro de Industria en el Gobierno de Largo Caballero, a quien la hora de la ejecución le llegó en julio de 1942. Los tres habían denunciado sistemáticamente la brutal violencia del verano de 1936 en la zona republicana y habían contribuido a salvar la vida de numerosos políticos de la derecha y miembros del clero.

Serrano Suñer era en ese momento dueño total de la situación y utilizó sus buenas relaciones con Himmler y los dirigentes de la Gestapo para conseguir la identificación y captura de esas autoridades de la España republicana, un asunto en el que tuvo una destacada actuación José Félix de Lequerica, embajador español en Vichy.

 No hacían falta tratados de extradición ni procedimientos legales. Los vencedores ajustaban cuentas con los vencidos bajo la impunidad que proporcionaba el dominio nazi de Europa y los mecanismos extraordinarios de terror sancionados y legitimados por las leyes de la dictadura franquista. La destrucción del vencido se convirtió, en efecto, en prioridad absoluta.

 No menos de 50.000 personas fueron ejecutadas en los diez años que siguieron al final oficial de la guerra el primero de abril de 1939, después de haber asesinado ya alrededor de 100.000 rojos durante la contienda. Medio millón de presos se amontonaban en las prisiones y campos de concentración en 1939, una cifra que descendió de forma continua en los años siguientes debido a las ejecuciones y a las numerosas muertes por enfermedades y desnutrición.

Con las fuentes disponibles, resulta muy difícil rastrear de forma minuciosa la responsabilidad directa de Serrano Suñer, y de otros muchos dirigentes franquistas, en aquella violencia vengadora sobre la que se asentó la dictadura de Franco. 

En la imagen del pasado que él evocó en sus memorias, publicadas en 1977 con el significativo título de Entre el silencio y la propaganda, la historia como fue, trató de desvincularse de aquel terror y de los aspectos más "impopulares" de la dictadura. 

Serrano Suñer, no obstante, estuvo allí, en primera línea, acumulando poder, en los años más duros, cuando más se humilló, torturó y asesinó, en el momento en que se puso en marcha el sistema represivo procesal, con la Ley de Responsabilidades Políticas, la Ley de Seguridad del Estado y la Ley de Represión de la Masonería y el Comunismo. 

Defendió, como Franco, la rendición incondicional de los rojos, sintió fascinación por las potencias fascistas y odió a las democracias.

No es sólo la "historia como fue", acicalada por Serrano Suñer y los vencedores, la que debe contarse. Es justo que ese periodo tan oneroso se convierta en campo de debate entre las diferentes versiones, con nuevas formas de aproximarse al pasado y libertad para confrontarlo."           (Julián Casanova, El País, 12/09/03)

30/11/16

Juan Lago, sobrevivente de Mauthausen

 
 Juan Lago, á esquerda con gorra,no campo de concentración de Ebensee

"Juan Lago, veciño de Paredes, sobreviviu á fame e ao frío e á intemperie dos campos de refuxiados en que os franceses recluíron os loitadores pola liberdade. Levaba con el, prendido na pel, o instinto de supervivencia. Amaba a vida e a liberdade e a xustiza e non ía renunciar, non ía deixar de loitar.

Por iso, para sobrevivir e para loitar, acabou enrolándose como tenente no exército francés. Para el era a maneira natural de proseguir a batalla contra o fascismo que iniciara nas trincheiras do Ebro. 

Trasladado á fronte de guerra no norte de Francia, foi feito prisioneiro polos alemáns e conducido ao campo de concentración de Mauthausen, onde estivo preso entre decembro de 1940 e maio de 1945. Para sobrevivir naquel inferno declarou que era perruqueiro e mudou a súa identidade pola dun compañeiro morto, o cubano Alberto Sánchez Martínez. 

A finais do ano 1943 foi trasladado a Ebensee, un kommando ou campo satélite de Mauthausen no que viviu dous anos de extrema dureza e viu morrer a centos de compañeiros. Entre novembro de 1943 e maio de 1945 morreron 8.745 persoas a consecuencia da fame, do frío, da tortura e dos durísimos traballos de construción de túneis para a fabricación de armamento militar.

Coa liberación do campo en maio de 1945, Juan Lago foi atendido pola Cruz Vermella (pesaba 37 quilos) e trasladado a París, onde se aloxou no Hotel Lutetia. Máis tarde foi trasladado a un cuartel do exército francés, convertido en fogar de convalecencia, o Fort de Champigny, preto de París.

Fronte ao cuartel vivía un emigrante de Murcia que se chamaba Andrés Campos, casado coa alsaciana Marthe Frieda Schmidt. De ideas anarquistas, Campos comezou a confraternizar cos españois e invitounos a comer. 

Alí contaban historias terríbeis, relatos incríbeis do horror e da senrazón, da derrota da humanidade en que se converteran os campos de concentración nazis.

Para afastar os fantasmas, para axotar o medo e o insomnio, Campos tocaba a guitarra e cantaba cancións españolas. E discutía sobre política en noites interminábeis con aqueles mozos de ideas comunistas. 

Creou así unha casa refuxio, un novo fogar cálido e protector para aqueles sobreviventes, para aqueles combatentes, para aqueles heroes exhaustos e cheos de coraxe. Rebosantes de paixón e de arelas de vivir unha nova vida.

E foi así como a súa filla Germaine, á que os españois chamaban Carmen, se namorou daquel mozo de Paredes. Visitábao no cuartel e ensináballe a falar francés. E Juan aprendíalle o castelán que o seu pai non lle transmitira. 

E Germaine axudouno a preparar os exames de mecánica e conseguiu un emprego nunha fábrica e casaron en 1948 e foron vivir a Puteax, moi preto de París. E Juan Lago escribiu unha canción na que conta a súa historia de amor. E en agosto de 1950 naceu unha nena á que chamaron Vivianne. E viviron tempos de felicidade e alegría.

Mais Juan Lago sentía saudade da súa terra, da súa familia. Nin sequera puido enviar noticias ao seu irmán Ramón porque tiña medo de que sufrise represalias. E cando pasaron dez anos sen novas del, en Vilaboa celebraron unha misa na súa memoria.

Daquela, Juan escribiu unha carta con nome falso, mais con detalles e lembranzas que só el podía coñecer. Foi así como Ramón primeiro e todo Paredes e Vilaboa despois, souberon que Juan sobrevivira á guerra, e que casara e que vivía feliz en Francia.
E nos anos 60 Ramón fixo a viaxe en tren até a estación de Austerlitz e alí estaba agardando o seu irmán ao que non vía desde facía máis de vintecinco anos. E déronse un abrazo interminábel, cheo de emoción e de bágoas e de felicidade.
Tempo despois Juan Lago voltou a Galiza, a Paredes, ao Souto. E cada mes de agosto voltaba a compartir días de festa e lembranzas e alegría coa súa familia. E cando morreu, quixo voltar definitivamente á casa, á terra, á orixe. As súas cinzas non repousan no cemiterio de Vilaboa, foron depositadas polo seu irmán Ramón no cemiterio de Cedeira, en Redondela, no panteón familiar. "        (Non des o esquecemento, 27/11/16)

29/11/16

159 kilómetros de Canal para abastecer la tierra de los señoritos andaluces

"159 kilómetros de Canal para abastecer la tierra de los señoritos andaluces. Una de las obras esclavistas más importantes del régimen franquista. La conocida infraestructura del Canal del Bajo Guadalquivir recibirá en pocas semanas, tras varios intentos de inauguración a causa del mal tiempo, la nomenclatura justa que merece para que sea reconocido como el verdadero “Canal de los Presos”. 

Esta señalización, como lugar de la Memoria de Andalucía, se incluye dentro de los 50 espacios reconocidos por la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía. Sin duda, un importante reconocimiento conseguido por la ardua tarea del grupo Recuperando la Historia Social de Andalucía del sindicato CGT, coordinado por Cecilio Gordillo.

¿Qué objetivo cumplía este Canal entre los grandes latifundios? Esta obra se consideraba una importante contrapartida a las clases altas que habían apoyado el golpe del 18 de julio de 1936. El catedrático, Premio Nacional de Historia, Antonio Miguel Bernal recuerda en el libro ‘Canal de los Presos’ (Crítica) que “lo que habían sido vastas extensiones de tierras de secano de escasa capacidad competitiva, se convirtió en una inmensa llanura de cultivos de regadíos con uno de los niveles de más alta productividad de la agricultura desarrollada en España y Europa en la segunda mitad del sigo XX”.

 Los beneficiarios tuvieron entrada gratuita de agua hasta el año 1986 por parte de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Como renta, los propietarios de los cultivos alcanzaban una productividad hacia la tierra de casi un 300 por cien con respecto a su valor anterior.

El historiador Daniel R.G así lo recuerda a Público. “El precio del agua se regula desde la ley de 1911, ampliada en 1933 pero que nunca especificó tarifa real, simplemente que se cobraría (sin especificar el cómo). No es hasta la ley de 1986 cuando se especifican las tarifas actuales que ofrece la web de la Confederación para este Canal”.

En cuanto a la lista de terratenientes no faltan las familias nobles de la época y que siguen siendo propietarias de grandes extensiones bañadas por el Canal como los Ybarra, los condes de Urquijo, la duquesa de Aracena o la familia Benjumea, fundadora de la actual compañía Abengoa, entre muchos otros.

2.000 presos esclavizados para su construcción

La mano de obra esclava, casi 2.000 presos, del régimen fueron los verdaderos artífices del Canal, a los que hoy se les rinde homenaje. Los penados participaron “con pico y pala” en su construcción. Mediante el Servicio de Colonias Penitenciarias Militarizadas, fueron conducidos al conocido campo de concentración de los Merinales, en el término municipal de Dos Hermanas (Sevilla). 

Aquel espacio estaba lleno de barracones donde quedaban hacinados los trabajadores que cobraban de media dos pesetas mensuales. Otros subcampos, como el de La Corchuela, conformaban los campos del Bajo Guadalquivir, centrados en la “obligatoria construcción del Canal”, durante más de 23 años. Como bien señala Mari Villa Cuadrado en la investigación ‘Canal de los Presos’, “durante dos décadas, miles de hombres construyeron un canal para el bienestar social. Cada uno de los días de estos 23 años miles de hombres se preguntaban por qué y en nombre de quién estaban allí. Cuál había sido su delito”.

En aquellos terribles circunstancias quedan también testimonios históricos como el de Alfonso Grosso, un niño entonces de una las localidades cercanas ,que vio en primera persona las durísimas condiciones de trabajo.

 “Dos mil hombres con turnos de día y turnos de noche. Recuerdo haberlos visto trabajar solo con taparrabos y custodiados por la Guardia Civil. Son cosas que no se olvidan. Al pasar con el tren camino a Málaga nos asomábamos a las ventanillas para mirarles. Una vez, un hombre que iba conmigo en el departamento dijo “Miren como trabajan los rojillos. Así aprenderán a no insultar a los señores”.  (...)

Una obra prevista desde hacía medio siglo

El Servicio de Colonias Penitenciarias Militarizadas (SCPM) fue el organismo que gestionó la creación de esta obra faraónica que llevaba seis intentos de planes frustrados para su ejecución desde finales del siglo XIX. Su puesta en marcha se inició entre el otoño de 1939 y el invierno de 1940 y finalizaría en 1962.

El investigador Ángel del Río destaca que la Redención de Penas por el Trabajo en obras como el Canal “se ideó para solucionar el problema del hacinamiento de las cárceles que, en la primavera de 1939, albergaban a más de 250.000 presos políticos”.  (...)"                 (María Serrano, Público, 26/11/16)

28/11/16

"Conocí, como tantos compañeros, la pérdida de la libertad. Sufrí la tortura, viví al borde de la muerte... podía haberme convertido en una bestia, pero al contrario, mi experiencia personal me llevó a la conclusión de que nunca sería capaz de ejercer la violencia contra nadie precisamente porque la he sufrido."

"Se hizo poeta en el lugar más hostil para los versos, una cárcel franquista donde toda la energía se iba en sobrevivir, donde no había paisaje al que mirar. 

Tituló uno de sus poemas más célebres y su biografía precisamente así: Decidme cómo es un árbol. Marcos Ana, el preso político que más tiempo pasó entre rejas, ha muerto este jueves en Madrid, a los 96 años. 

Él habría dicho que fue a los 73 porque solía descontarse esos 23 años que habitó las prisiones de la dictadura. Cada cumpleaños hacía esa diferencia: “Tengo 90 años de edad y 67 de vida; tengo 91, es decir, 68….” Nunca aparentó, en cualquier caso, los inviernos que llevaba encima. 

En una ocasión, a punto de dar una charla en la Cámara de los Comunes, en Londres, le confundieron con su intérprete, un profesor inglés y cojo. Al subir al estrado nadie reaccionó. La gente solo empezó a aplaudir cuando llegó el profesor. 

El público interpretó que el preso que más tiempo había pasado en las frías celdas del Régimen, el que había estado condenado a muerte, el que había sido torturado... era necesariamente el que caminaba con bastón y no aquel hombre alto que se había plantado en la tribuna en dos zancadas.

Con 15 años se había afiliado, como las 13 rosas, a las Juventudes Socialistas Unificadas. Luego se hizo del Partido Comunista. Quiso ir al frente, pero le mandaron de vuelta a casa por no tener edad suficiente. Ingresó en la cárcel con 19 y salió con 42, en 1961. 

Le acusaban de tres asesinatos en Alcalá de Henares por los que ya habían sido fusilados otros presos. En prisión se acostó muchas noches pensando que no llegaría a ver el día porque el Régimen había cometido la ridiculez de condenarle no a una, sino a dos penas de muerte. 

 Finalmente, a él le conmutaron la pena, pero dio el último abrazo a muchos compañeros que no tuvieron la misma suerte. Dedico sus años de libertad a rendirles un homenaje permanente. “Marcos Ana no se ha mirado complacido en el espejo. Lo ha roto en mil pedazos para que en cada fragmento se vea el rostro de sus camaradas”, dijo el premio Nobel José Saramago.

Con sus compañeros de celda creó en la cárcel un periódico clandestino llamado Juventud. Daban clases y organizaban tertulias literarias sobre los libros prohibidos, que eran casi todos. Apoyándose en la parte de abajo del plato de la comida, Marcos Ana empezó a escribir poemas. Los sacaba clandestinamente de prisión. 

A veces, con la ayuda de un guardia. Otras, haciendo que un preso al que quedaban días para salir en libertad, los memorizara. Y empezaron a difundirse gracias a la ayuda de poetas en el exilio como Rafael Alberti, y de los comités de solidaridad con los presos políticos. 

Ahí fue cuando Fernando Macarro se convirtió en Marcos Ana, el seudónimo que escogió uniendo el nombre de sus padres: Marcos Macarro, que había muerto en un bombardeo en enero de 1937 -él mismo encontró el cadáver sobre la acera-, y Ana Castillo, que falleció en la navidad de 1943, después de que a su hijo le condenaran por segunda vez a muerte.

Y con todo, para Marcos Ana lo más difícil, como explicó muchas veces, fue adaptarse a la libertad. Sus ojos sufrían con la luz. Se mareaba en los espacios abiertos. Y fue al verse en la calle cuando supo que había perdido toda su juventud. Cuando se dio cuenta de que, a los 42 años, jamás había estado con una mujer. 

Con sus mejores intenciones, un amigo le llevó una noche a un cabaré, llamó a una chica, le metió 500 pesetas en el bolsillo y le dio las instrucciones: “Para que pases la noche con mi amigo”. “Se llamaba Isabel y era morena, de ojos grandes, hermosísima…”, recordaba a este diario el verano de 2015. Fue incapaz de tocarla. Al final, decidió contarle su historia. 

Marcos e Isabel pasaron la noche juntos, hablando. Cuando, al volver a casa, descubrió que le había vuelto a meter las 500 pesetas en el bolsillo, Marcos deshizo corriendo el camino hasta ella. Pero antes de llegar a su pensión, decidió que si aquel día pagaba arruinaría para siempre el recuerdo de la noche anterior. Entró en una floristería y pidió 500 pesetas en flores. En la tarjeta escribió: “Para Isabel, mi primer amor”.

No volvieron a verse, pero fue al leer ese episodio de su biografía cuando Pedro Almodóvar quiso convertir la vida de Marcos Ana en una película y compró los derechos de Decidme cómo es un árbol.

En París conoció a Vida Sender, hija de unos anarquistas aragoneses y futura madre de su hijo, Marcos. “La cárcel la viví como un militante, y hasta que no conocí el amor no me di cuenta de lo que me habían quitado. Cuando la vi pensé: 'Para esto he salido yo de prisión, para esto estoy yo en el mundo”, explicaba en la misma entrevista

 La convivencia no fue fácil. “Era como un toro”, recordaba ella. Un día le sentó y le dijo: “No quiero ser una segunda cárcel para ti”. "Me regaló otra vez la libertad", explicaba él. El amor dio paso a una amistad que les acompañó toda la vida. 

Les gustaba bajar a una terraza cerca de la casa de Marcos donde el poeta practicaba uno de sus pasatiempos favoritos: ver pasar a la gente e imaginar qué problemas tenían, en qué cosas irían pensando. "                     (Natalia Junquera, El País, 25/11/16)


 "Fueron tantos, que no cabían todos. Muchos aguardaron bajo la lluvia su turno para poder despedirse.  

El auditorio madrileño Marcelino Camacho se ha llenado esta tarde de gente que quería o admiraba a Marcos Ana, el preso político que más tiempo pasó en las cárceles franquistas, 23 años. Falleció el pasado jueves, ya cumplidos los 96, y pese a su avanzada edad, uno de los comentarios más repetidos en el homenaje de esta tarde ha sido la sorpresa que les había causado su muerte. (...)

Juan Diego Botto ha recitado, muy emocionado, el poema que da título a la autobiografía de Marcos Ana, Decidme cómo es un árbol. "Es un hombre que permitió que este país pudiera mirarse a la cara y sostenerse la mirada. Porque él es lo que este país debería haber sido", ha añadido el actor de origen argentino. (...)

 Cuando salió de la cárcel, en 1961, dedicó todos sus años de libertad a homenajear a sus compañeros presos, especialmente, a los que no lograron salir de la cárcel porque murieron antes de hambre,  de frío o fueron ejecutados por el Régimen.

La cantautora Lucía Sócam ha intepretado durante el homenaje un poema que Blas de Otero compuso para Marcos Ana cuando el poeta cumplió 22 años entre rejas. 

El ex fiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo ha leído sobre el escenario fragmentos de este discurso del poeta: "Conocí, como tantos compañeros, la pérdida de la libertad. Sufrí la tortura, viví al borde de la muerte... podía haberme convertido en una bestia, pero al contrario, mi experiencia personal me llevó a la conclusión de que nunca sería capaz de ejercer la violencia contra nadie precisamente porque la he sufrido.

 La única venganza a la que yo aspiro es ver triunfando algún día los nobles ideales por los que yo he luchado y por los que miles de demócratas antifranquistas perdieron su vida o su libertad".

Uno de los momentos más emotivos ha sido cuando el hijo del poeta ha recitado, junto al ataúd de su padre, sus versos. "El mejor homenaje que le puedo hacer es leer un poema suyo. Los he leído muchas veces, pero creo que él nunca me oyó".

 Durante una entrevista con este diario, Marcos Ana explicaba que el peor momento de su vida en prisión eran los días de visita, cuando veía a sus compañeros presos abrazar a sus niños. "A mí se me caían las lágrimas pensando que yo nunca iba a tener eso. Mi hijo ha sido, sin ninguna duda, el amor de mi vida", decía. 

Fue Vida Sender, hija de unos anarquistas aragoneses, la mujer que le permitió cumplir el sueño de ser padre tras salir en libertad, en 1961. Hoy, en el auditorio Marcelino Camacho, apretaba emocionada la mano de su hijo,  que también se llama Marcos, y es documentalista. (...)"       (Natalia Junquera, El País, 27/11/16)       


Obra y premios


De su etapa en prisión son los libros Poemas desde la cárcelLas soledades del muro. 
En 2007 publicó su biografía, Decidme cómo es un árbol (Umbriel-Tabla rasa).
En 2009, el Gobierno le concedió la medalla de oro al mérito en el Trabajo.
En 2011, obtuvo la medalla de oro al mérito en las Bellas Artes y publicó Poemas de la prisión y de la vida.
En 2013 publicó Vale la pena luchar, un libro escrito en el contexto de la crisis económica. Se lo dedicó "a la juventud".

23/11/16

La Sevilla de Queipo de Llano: Prohibido el luto. Prohibido llorar en público. Prohibido inscribir a los muertos...

"Hace 80 años en la noche del 22 al 23 de julio los cañones zumban en Triana, Macarena o San Julián, se forman barricadas en todos los barrios que están con la República. La Sevilla roja se agita pero Queipo aplasta la resistencia sin misericordia.

 Detrás quedan, a la luz del amanecer, las barricadas, los palos y las escopetas de caza, el gran armamento de la resistencia que guarda el recuerdo de la lucha El coraje por la defensa de la República se encuentra desparramado por las aceras. Allí permanecerán los cuerpos para escarmiento.

 La gran población obrera tenía que ser obligada a aceptar el nuevo orden por medio del terror antes de que los militares nacionalistas pudieran dormir tranquilos.

Para consolidar su supremacía en Sevilla, Queipo contó con la Legión, al mando de Antonio Castejón Espinosa, y con los Regulares de Marruecos llegados desde Cádiz, A pesar de todo este tropel cuartelero el general tiene problemas. Uno de ellos era la organización de la represión de sus adversarios y que resolvió con el nombramiento de un capitán llamado Manuel Díaz Criado como delegado de Orden de Público para Andalucía Occidental y Extremadura. 

Este individuo ya tenía un glorioso historial conspirativo y delictivo desde la proclamación de la República y, sin lugar a dudas, reunía un brillante perfil para el puesto: era un sádico. Sin pérdida de tiempo, se fue a tomar posesión de su cargo y poner a la policía a sus órdenes, a la par que reunía a su alrededor un equipo de fieles seguidores compuesto con lo más granado de personajes ávidos de sangre, los que aplicarían la nueva justicia en España.

Pero Queipo tropezó a su vez con un nuevo problema. Tenía que matar a mucha gente, decenas y decenas de “rojos”, y eso creaba dificultades logísticas y operativas importantes ,así que hablo con el partido de Falange, que tan ardorosamente apoyaba la sublevación y contaban con hombres de gran abnegación y entrega, de tal manera que ofrecieron al señor delegado una recién creada Brigadilla de Ejecuciones (el nombre se lo dieron ellos) formada por voluntarios y dirigida por el Vieja Guardia Pablo Fernández Gómez, que se encargaría de asesinar a todos aquellos que el señor delegado dispusiera.

Empezaron muy pronto a funcionar y demostraron con creces el gran arrojo y valentía que tenían en eso de disparar a hombres y mujeres amarrados por los codos. Lo único desagradable eran los gritos, los insultos o que muchos de esos rojos no se dejaban matar y se negaban a andar hacia la tapia, de tal forma que había que matarlos al bajar del camión y dejarlos tirados por el campo a las afueras de la ciudad. Ya pasaría luego “el camión de la carne” y los recogería.

Pero aquí no acaba la historia, a estas Brigadillas de Muerte, se sumaron los terratenientes sevillanos, los señoritos y el mundo del toro. El más destacado fue el torero El  Algabeño, otro asesino en serie al frente de una cuadrilla de pistoleros. Se ofreció enseguida a Queipo de Llano para realizar el trabajo sucio de la represión encabezada por este militar golpista.

 Bien formando parte de la camarilla de guardaespaldas de Queipo  o matando a quien se pusiera por delante. Empezaron a trabajar en Sevilla dando un buen repaso a los barrios obreros, Pero en lo que verdaderamente destacó, y por lo que pasó a formar parte del imaginario fascista, fue en el llamado “saneamiento de los campos”. 

Desde el principio del golpe militar, unidades voluntarias e irregulares de caballería financiadas por el capital latifundista andaluz, se hicieron dueñas de la campiña, buscando, acosando y asesinando a cuantos jornaleros les parecieran sospechosos de izquierdismoé García Carranza, el Algabeño, mataba porque sí, porque poner cartuchos de dinamita en el cuerpo de los jornaleros y hacerlos estallar era motivo de conversación y vanagloria machista mientras se tomaba unas manzanillas en cualquier bar.

Ese fue el núcleo de un grupo de pistoleros que aterrorizó inicialmente a la ciudad y que luego sembró el miedo en los campos, una “policía montada”, que llegó a utilizar garrochas para reducir a los campesinos fugitivos, en una sórdida atmósfera donde abundaban piquetes falangistas o requetés, sin descuidar a los paramilitares. 

Emulando sus tardes de gloria taurina, hay algún testimonio que asegura que El Algabeño llegó a torear a algunos presos utilizando su fusil como muleta. Autor de numerosos crímenes de guerra, el diestro de La Algaba murió como consecuencia de las heridas sufridas en la batalla de Lopera contra las Brigadas Internacionales. Eso sí, en virtud de sus méritos, Franco le nombró a título póstumo teniente honorario de Caballería.     
 
Pero no queda ahí la cosa. La represión de Queipo no acabó en los paredones y en las cárceles que muy pronto se multiplicaron. También en las prohibiciones. Prohibido el luto. Prohibido llorar en público. Prohibido inscribir a los muertos.

De manera que aquellos que murieron defendiendo la legalidad republicana en las barricadas de Triana y Macarena, los detenidos que asesinaron dándoles el “paseo”, no se encuentran inscritos en ninguna sitio, no están, no existen. Solo existían en el recuerdo de las familias y estaban tan aterradas que pasaron muchos años antes de que alguien hablara y contara lo que había oído entre susurros a la abuela. La política del miedo funciono a la perfección.

Todavía le faltaba al general dar más énfasis criminal, se le ocurrió que estaría bien torturar a los rojos a través de las ondas. Así que, desde los micrófonos de Radio Sevilla cada noche el pueblo escuchaba despavorido sus soflamas radiofónicas, su voz tenebrosa que lo impregnaba todo de miedo:

“Y ahora tomaremos Utrera, así que vayan sacando las mujeres sus mantones de luto”

“Canalla marxista! Canalla marxista, repito, cuando os cojamos sabremos cómo trataros”
Seguía retumbando su voz´.             (Sol López-Barrajón, Memoria Pública, 22/julio/16)

22/11/16

Había superado miles de noches y de sacas, frío, hambre, torturas. Y allí estaba, de pie, para salir a mi vida... mis ojos adivinaban los recovecos donde quedaban mis compañeros y en los que se hacinaría el miedo, todavía durante varios años

"(...) Desde que salí de la cárcel, he tratado de vivir cada día al máximo, tal vez en un intento de recuperar aquellos años que me robaron.

Cuando obtuve mi anhelada libertad, algo tan normal como ir al campo, que tan deseoso estaba de ver, me producía un verdadero vértigo. No podía soportar un horizonte lejano, acostumbrados como estaban mis ojos a la verticalidad y a las distancias cortas. La inmensidad me revolvía el estómago y me producía vómitos. (...)

¿Cómo podía ser tan dura la libertad, cuando era lo que más deseaba? Un niño nace y se adapta a la vida de forma natural, pero estaba naciendo a los cuarenta y tres años en un extraño planeta, completamente nuevo para mí.
 Creo que fue el proceso más difícil que he tenido que superar en mi vida. Cosas como tocar la cabeza de un niño, pisar la hierba, mirar las estrellas sin miedo, estar con una mujer, me dejaban noqueado. Solamente estaba tranquilo en mitad de las calles, rodeado de edificios, o en el interior de una habitación.

El 17 de noviembre de 1961 salí en libertad. No recuerdo si hacía mucho frío. Tan solo quería disfrutar de que ya no estaba encerrado. Era un feliz inadaptado. Una nueva vida me estaba esperando. Entonces yo no era consciente de que la dirección del Partido Comunista tenía preparado un futuro para Marcos Ana fuera de España, donde consideraron que sería más útil.

—Prepárese para salir en libertad; después de comer, cuando se arreglen los papeles, podrá usted marcharse — me dijo el director de la prisión.

Franco había anunciado la libertad para todos los presos políticos que llevaran más de veinte años en la cárcel. Fue una especie de brindis al sol, pues del penal de Burgos, de los cuatrocientos sesenta y cinco presos que había entonces, solamente yo cumplía el requisito. Aquello fue el éxito de la generosa campaña mundial de Amnistía Internacional, entonces recién nacida.

Antes de salir, avisé a mi familia y me reuní con algunos compañeros para enviar el mensaje de mi libertad. Desde París, el aparato del partido se pondría en marcha para sacarme fuera de España.

Mi segunda madre, que es mi hermana mayor, Margarita, me esperaba fuera con el tío José y un pariente que tenía un taxi y que nos llevaría a Madrid. Nos abrazamos con fuerza; mi hermana no paraba de besarme, de tocarme, como si aquello fuera un milagro. Realmente lo era: había superado miles de noches y de sacas, frío, hambre, torturas. 
Y allí estaba, de pie, para salir a mi vida. Miré una última vez hacia atrás y, aunque el penal desde fuera no parecía tan siniestro, mis ojos adivinaban los recovecos donde quedaban mis compañeros y en los que se hacinaría el miedo, todavía durante varios años.

Margarita quería ir a Burgos a ver a algunos familiares, pero yo quise alejarme de allí enseguida, aunque la cárcel me seguiría aún como mi propia sombra. Entonces comencé a padecer los primeros episodios de inadaptación. A los pocos kilómetros tuvimos que parar. Estaba deslumbrado por la luz exterior y las emociones vividas: la despedida de los compañeros, el reencuentro, aquel mundo que pasaba por la ventanilla del coche.
 Comencé a sentirme mejor al atardecer. Por la noche me instalé en la casa de mi hermana en Alcalá de Henares. Charlamos hasta altas horas de la madrugada. No recuerdo si dormí bien, pero seguro que soñé con la cárcel. Las galerías de aquellas prisiones surgen todavía hoy en mi sueños más profundos, como una pesadilla.

Mi liberación tuvo una fuerte repercusión internacional. El Ministerio de Información y Turismo, dirigido entonces por Manuel Fraga, publicó un folleto: Marcos Ana, asesino. En él se recordaban las acusaciones de asesinato por las que me habían condenado a muerte. 
Aunque ya no hay por qué, quiero decir una vez más que nada de aquello era cierto, pues si hubiera sido así me habrían fusilado muchos años atrás y nunca me habría salvado de morir en el paredón del cementerio. Este libelo llegó a las embajadas de los paises que visité durante los últimos quince años del franquismo.

Sin embargo, a pesar de su enorme difusión, su rencor chocaba de frente con mi mensaje solidario. Se tradujo a todos los idiomas y sus calumnias me perseguían. Solamente la prensa más reaccionaria sigue tomando en serio aquella sarta de mentiras. Los presos políticos españoles, con remite desde la prisión de Burgos, indignados por las infamias, enviaron una carta a la opinión pública de todo el mundo.  (...)

Como digo, salí de la cárcel virgen y mártir. Había entrado con diecinueve años y sin conocer a una sola mujer de forma íntima. A veces las miraba embobado cuando caminaban por la calle y las seguía durante un ratito. Para mí eran algo completamente nuevo. Hay una mujer, Isabel, que me ayudó mucho en este trance. 
Un día, paseando por la calle, me encontré con José Luis, el hijo de los dueños de la tienda donde había trabajado de dependiente hasta que empezó la guerra. Se mostró muy contento de verme. Me llevó a tomar algo y, después, me invitó a visitar un cabaret. Al principio me pareció que aquello no era muy moral. Pero la excitación que me produjo la invitación ganó la partida. 
En el cabaret había mujeres bailando con muy poca ropa, iban de acá para allá, charlando con otros hombres. Mi amigo me avisó entonces de que tenía que marcharse, pues llegaba tarde a una cena que había organizado en su casa. Se alejó un instante de mí y regresó con una mujer muy joven y atractiva.
 Le dio un sobre con dinero y le dijo: «Esto es para que pases la noche con mi amigo». Yo estaba un poco bloqueado ante la presencia de aquella hermosa mujer que me invitaba a que fuésemos a un hotel. Entonces, aterrorizado, le dije que prefería pasear un poco, ir despacio, y no me quedó otra que contar la verdad: aquella era mi primera vez. 
Ella, conmovida, me tomó de la mano y salimos a pasear. Me invitó a cenar en un lugar de la Plaza de España y me escuchó como quien atiende a un niño contar sus miedos. Fue muy cariñosa. Finalmente fuimos a un hotel del centro, creo recordar que en la calle Echegaray. Volví a avisarle, lleno de inseguridad:

—No sé qué hacer ahora. 

Y ella, acariciándome, me dijo:

—No te preocupes, que tú no tienes que hacer nada. 

Pasamos la noche juntos. A la mañana siguiente ella trajo chocolate con churros para desayunar. Me dejó en la chaqueta el sobre con el dinero y una nota: «Para que vuelvas esta noche». Estuve pensándolo todo el día. Deseaba que pasasen las horas, pero finalmente no fui. No quería romper la magia de aquella primera noche juntos. 
Al día siguiente, caminando por la calle, pasé por delante de una floristería y entré. Gasté las quinientas pesetas que había en el sobre en un enorme ramo de flores. Fui al hotel y le dejé el ramo junto con una nota: «Para Isabel, mi primer amor». 

Aunque su cariñoso recuerdo me visita con frecuencia, nunca volvimos a vernos. 

Todos los días, a una determinada hora, tenía que estar en casa para recibir una llamada del aparato del partido, que trabajaba para sacarme de España. Una mañana, un hombre de rostro amable vino a buscarme. Intercambiamos una consigna y me hizo saber que una pareja joven me esperaba en un coche en la calle. 
Emprendimos el viaje, que transcurrió tranquilo. Al llegar a la frontera, en Irún, nos desviamos de la carretera unos kilómetros, me entregaron un pasaporte falso y me aleccionaron sobre las posibles preguntas que podrían hacerme los agentes.
 Intentaron enseñarme a pronunciar el nombre francés que aparecía en el pasaporte, pero no podía decirlo con naturalidad, no se me dan bien los idiomas. Así que la mujer me puso una bufanda y me dijo que me hiciera el enfermo.

—No hay necesidad de que hables. 

Muy tranquila, cuando llegamos a la frontera entregó los pasaportes y dijo al agente de aduanas: 

—Tenemos prisa, mi marido está muy enfermo. 

Así crucé la frontera española y entré en Francia, mi futuro hogar en el exilio hasta la llegada de la democracia española. Entonces, por primera vez, me sentí liberado. Se disipó el miedo. Podía hablar, moverme y salir y entrar sin reparar en que alguien estuviese al acecho. Era una sensación nueva. 
Paré a dormir con la joven pareja en un hotel cuando ya nos habíamos alejado lo suficiente de España. Tiempo después descubrí que aquella aguerrida mujer se llamaba Lolita, Dolores Sánchez. Y el chófer era su marido.

En París, formalmente documentado como refugiado político, empezó una vorágine. Mi vida pública marcaría el rumbo de los años venideros. 

Mi acto de bienvenida a París tuvo lugar en la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura). Me presentó el gran poeta Louis Aragon, acompañado de Michel Schuwer, secretario de la Conferencia de Europa Occidental por España. Acudieron muchos firmantes del llamamiento a favor de la amnistía.  (...)

En mitad de aquella incesante actividad seguía intentando adaptarme a la vida, con sus momentos extraños y traumáticos. Esta difícil puesta en marcha fue especialmente complicada con las mujeres, cuya presencia seguía removiendo mis complejos e inseguridades más profundas. 
La cultura masculina de la época poco me ayudaba a solventar mis dudas y bloqueos. Bravucones y llenos de mofa, al oír mi historia, los hombres lo único que hacían era ensalzar sus hazañas y conquistas, y aquello me hacía aún más inexperto y pequeño a su lado. 
Puede parecer una tontería, pero para mí no lo fue. Yo era entonces un torpe sentimental que con cuarenta y tres años no sabía desenvolverse bien con las mujeres. Mi aprendizaje tuvo lugar a fuerza de anécdotas. (...)

Poco a poco, tras la libertad, me fui convirtiendo en un hombre normal, es decir, logré adaptarme a la vida. Pero nunca dejé de pensar en los presos que continuaban en las cárceles. En lugar de encontrar refugio en la familia y desquitarme con ellos del tiempo perdido, mi decisión fue ponerme en marcha: llamé a las puertas de todo el mundo llevando el mensaje de aquellos que había dejado atrás. Nunca me sentiré libre si hay un hermano prisionero. Ni entonces, ni ahora. 
Por eso he seguido viajando a aquellos lugares donde no hay libertad: al Sáhara, a Palestina, siempre bajo la bandera de la solidaridad, para conocer la situación de otros pueblos. Mi experiencia me ha hecho ser muy sensible a cualquier tipo de injusticia, pero no es necesario pasar por la cárcel para sentir que todos formamos parte de lo mismo y que la justicia debe repartirse tanto aquí como en cualquier lugar del mundo.

Marcos Ana
Vale la pena luchar"                   (Búscame en el ciclo de la vida, 17/11/16)

21/11/16

Asesinar y represaliar a tantas maestras y maestros obligó a los franquistas a revisar los expedientes de depuración suavizando las sanciones. Ese vacío de plazas fue ocupado por excombatientes, excautivos y exoficiales del ejército y sus familiares, tras pasar unas oposiciones diseñadas ad hoc para ellos

"En los expedientes de funcionarios de Arturo Sanmartín y Sofía Polo pone que murieron "a causa de los acontecimientos de la guerra civil". 

Los papeles, hoy en el archivo de Alcalá de Henares (Madrid), no recogen que a Arturo, inspector de enseñanza primaria en Palencia, lo pasearon por la calle mayor de la ciudad para vejarlo antes de asesinarlo. 

Ni que estuvo escondido en un desván. Ni que se desplomó cuando le contaron que a Sofía, también maestra, la engañaron, la sacaron de casa y la mataron en una carretera.

Los dos estaban vinculados al Partido Socialista y sobre su muerte, a los 39 y 35 años, hay una única certeza: "Que fueron asesinados por maestros y por rojos", afirma con rotundidad la pequeña de sus hijas, Natalia Sanmartín Polo.(...)

Depurar a la profesión docente se antojó desde el principio una prioridad para los sublevados. Todos los maestros y maestras de las zonas ya en manos de los franquistas tuvieron que solicitar su depuración para poder continuar con el ejercicio de la docencia. 

Los censos elaborados por historiadores que han estudiado la represión en las escuelas arrojan que al menos una cuarta parte de los docentes –había un total 50.527 en el escalafón de 1935, según la última estadística oficial del Ministerio de Instrucción Pública– fue castigado de uno u otro modo: separándolos definitivamente de la enseñanza, con traslados forzosos, con inhabilitaciones para ejercer cargos directivos, jubilaciones a la fuerza, expedientes disciplinarios... El franquismo separó del servicio para siempre a uno de cada diez expedientados.

El régimen pretendía llevar a cabo el proceso de depuración en un periodo de tres meses y así lo estableció en su normativa cuando creó las comisiones para tal fin. Pero el grueso de la injerencia en las aulas no se completó hasta 1942, aunque hasta bien entrados los cincuenta se continuaron abriendo nuevos expedientes en un goteo constante.

 Los señalamientos a docentes se basaban en los testimonios de las "fuerzas vivas" de los pueblos: lo que decía el cura o la Guardia Civil.

 Sobre Sofía Polo se dijo que "era una marxista, una mala persona que envenenaba las mentes juveniles". Ya muerta, en 1937 la Comisión Depuradora del Magisterio de Palencia le abrió un expediente en el que se afirmaba que "se dedicó a la política de izquierdas, no cumplió con sus deberes religiosos y observó una mala conducta". 

El BOE de enero de 1940 recogió la separación definitiva del servicio de la maestra. Ese mismo año, llamaron a juicio a Arturo Sanmartín por responsabilidades políticas. Le pusieron una multa de 50.000 pesetas que intentaron cobrarse, una vez asesinado el inspector, en bienes familiares.

 El 18 de julio de 1936 cogió a los hermanos Sanmartín Polo en San Sebastián de vacaciones con una tía. "Mi padre estaba presidiendo uno de los tribunales de las oposiciones en Palencia y mi madre se quedó con él, por eso ellos no se vinieron", explica Natalia, que ahora tiene 85 años y es capaz de ofrecer un relato detallado repleto de fechas, nombres propios y lugares que marcaron su infancia y su adolescencia. Toda su vida, en realidad, porque lleva "siembre el sambenito de ser hija de unos rojos".   (...)

Bien entrada la década de los ochenta, apareció entre los papeles de la carpeta de Natalia como funcionaria en la administración –ha sido toda su vida maestra, como sus padres– un informe de la Guardia Civil fechado de los años cincuenta. 

"A pesar de los antecedentes de los padres, observa una conducta moral sin tachas", pudo leer antes de que un funcionario hiciera mil pedazos el folio. "Me dijo que no sabía por qué eso estaba aún ahí", cuenta. (...)

"He tenido la suerte de vivir con personas que nunca nos ocultaron que aquello fue un crimen", asume. Los detalles de la crueldad de sus muertes los conoció a los 18, "muy arropada emocionalmente por el entorno".

"Eres niña, pero no tonta. Una chica que había estado con mis padres antes de que fueran asesinados y que venía huyendo recaló en nuestra casa en Calaceite en el 37. Hasta entonces mis tías no supieron a ciencia cierta que estaban muertos. De repente se vistieron todas de negro y lloraban. Yo seguía preguntando que cuándo iba a volver mi mamá y nadie me respondía.

 Ya sabes, lo sabes aunque no te lo digan. Lo hablábamos con mis hermanos, sabíamos que ya no iban a venir", recuerda Natalia.

Asesinar y represaliar a tantas maestras y maestros como Sofía y Arturo dejó las escuelas franquistas sin docentes. Tanto, que el régimen se vio obligado a revisar los expedientes de depuración en un proceso paralelo que duró hasta finales de los años sesenta. 

En el 59% de los casos, se suavizaron las sanciones. Ese vacío de plazas fue ocupado por excombatientes, excautivos y exoficiales del ejército –y sus familiares–. Primero como interinos y después como funcionarios tras pasar unas oposiciones diseñadas ad hoc para ellos.  

"Toda mi vida he querido parecerme a mis padres, seguir sus pasos. Difundir, como hicieron ellos, la enseñanza libre para todos y todas, gratuita, laica, sin distinción de clases", relata Natalia. Con 85 años asegura que no se ha bajado de esos principios en toda su vida laboral.

 "Cuando empecé en la enseñanza de adultos en los años 80, mi clase tenía un crucifijo y dos retratos: uno de Francisco Franco y otro de Primo de Rivera". Los quitó el primer día, recuerda, igual que su padre se peleó con el profesor de religión de su escuela para retirar los que había en los años treinta.

"La ausencia de mis padres la sentiré siempre. Te duele. Me duele cuando hablan de olvidar. Recuerdo perfectamente lo que decía un amigo dentista de mi familia cuyo entorno había sido represaliado por dar atención médica en las minas de Teruel. Hija mía, me decía, perdonar quizá, pero olvidar, nunca. Porque olvidar –parafrasea ella muy convencida– es como matarlos dos veces".      (eldiario.es, 19/11/2016)

18/11/16

"La dejaron tener en la celda a nuestra hermana pequeña, que tenía meses, pero enseguida se la quitaron. Y se ve que la guaja extrañó a la madre y enfermó. Ya no dejó de llorar hasta que murió"

"(...) Quiere que Agustín Alonso le cuente su primer trabajo: "Pues eso, que yo tenía ocho años, si los tenía. Nos obligaron a los tres guajes que quedábamos en el pueblo, Prudencio, Lucinio y yo, a que enterráramos bien los cuerpos de unos fusilados que los lobos habían vuelto a sacar a la superficie. 

Eran 10 ó 12, pero no se me olvidará uno de ellos: vestía un chaleco nuevo de pana y pantalones a juego; reloj y sombrero. Nunca he dejado de preguntarme quién sería aquel hombre". Quiere Rotilio que Desiderio y Laurentino Rodríguez, de pie sobre la tierra que suponen guarda los restos de su padre, le hablen del día que se llevaron a su madre a la prisión de San Marcos, en León:

 "La dejaron tener en la celda a nuestra hermana pequeña, que tenía meses, pero enseguida se la quitaron", dice Desiderio. "Y se ve que la guaja", añade Laurentino, "extrañó a la madre y enfermó. Ya no dejó de llorar hasta que murió". "Se llamaba Fermina", apunta un hermano. "Se llamaba nada", corrige el otro, "porque no estaba bautizada y el cura la enterró en un rincón del cementerio".

  El tiempo fue pasando, pero el silencio seguía envolviéndolo todo. La represión franquista en el Ayuntamiento de Villamanín había sido tan brutal que una de sus consecuencias más duraderas fue el miedo. "Todo el mundo sabía cosas", explica, "pero nadie las quería contar. Incluso familias que tenían muertos preferían callar. 

Decían: bueno, ya no vamos a revolver más el asunto. Ésa era la frase. Mataron a muchísimos. A mi padre le mataron hermanos, le mataron cuñados; a mi madre le mataron al padre. Pero cuando intentabas sacar la conversación, se retenían, no te contaban. A mí el que más me contó sobre la guerra fue aquel tío mío que estuvo por el monte".

El tío de Rotilio se llamaba Armando Bayón. Su historia se merecería mucho más, pero en resumidas cuentas se puede decir que estuvo escondido de 1937 a 1950. "Él y otros muchos", explica su sobrino, "hasta que los fueron matando a todos. Sólo quedaron vivos él y otro más. 

En el invierno de 1945, bajó al pueblo de Busdongo. Allí lo escondieron en casa de María, una mujer de izquierdas, viuda y con un hijo. Pero, como mi tío no aparecía ni vivo ni muerto, los guardias civiles redoblaron los registros. 

Si lo encontraban escondido en una casa, lo matarían a él y a su protector. Así que tuvo que volver al monte, pero en el invierno de 1947 el frío le arrancó las uñas de los pies. Bajó de nuevo al pueblo y lo metimos en casa. Mi padre le hizo un escondite en un armario, detrás de la ropa. Un día llegaron los guardias. Mi tío se metió en el armario con la pistola que siempre llevaba encima. Ya nos había dicho que si lo sorprendían, se pegaría un tiro antes de caer preso. 

Un guardia se acercó al armario, lo abrió, apartó la ropa, lo vio allí, de pie, con la pistola en la mano... Y volvió a poner la ropa en su sitio y cerró la puerta. No sabemos por qué lo hizo. Al día siguiente mi padre consiguió arreglar para que mi tío marchara a Vigo. 

Estuvo cerca de un año. A principios de 1951, marchó en un barco para Brasil. Llevaba documentación falsa con el nombre de un muerto. Al parecer, se la proporcionó un oficial de la Guardia Civil que trabajaba para el PCE...  (...)"         (El País, 05/09/04)

17/11/16

La Corte Penal Internacional afirma que EEUU cometió crímenes de guerra en Afganistán

"La fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) de la Haya afirmó este lunes que había razones sólidas para creer que las fuerzas del ejército de Estados Unidos desplegadas en Afganistán podrían haber cometido crímenes de guerra en territorio afgano.

En un informe hecho público esta noche en la Haya, sede de la CPI, los fiscales de este organismo aseguran que tras un exhaustivo examen, fuerzas estadounidenses, según la jurisdicción de esta Corte, habrían cometido crímenes relacionados con la tortura y otros tipo de maltratos en campos secretos de detención.

 Según la CPI, estos centros de detención estaban gestionados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), y los crímenes de guerra tuvieron lugar "principalmente durante el periodo 2003-2004" aunque "en algunos casos continuaron hasta 2014".

Los crímenes se habrían cometido en territorio de Afganistán en todas las 34 provincias del país aunque "las de Kandahar y Helmand parecen las provincias más afectadas", precisa el informe

El documento añade que "miembros de las fuerzas armadas de EEUU parecen haber sometido al menos a 61 personas detenidas a tortura" y que oficiales de la CIA aparentemente habrían torturado a otros 27 detenidos.

La fiscalía de la CPI subraya que también tiene razones fundadas para creer que los Talibán y sus aliados, pertenecientes a la organización Haqqani Network, habrían cometido igualmente "crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra". Y que dichos crímenes de guerra y tortura también habrían sido llevados a cabo "por el Gobierno afgano, en particular por la Agencia de Inteligencia (National Directorate for Security, en inglés) y la Policía Nacional Afgana".

La oficina de la Fiscalía afirma que decidirá de forma inminente llevar a cabo una investigación completa sobre el asunto afgano y que según los resultados podrían presentar cargos contra individuales e incluso emitir órdenes de arresto.

La CPI fue establecida en 2003 para juzgar graves crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, pero Estados Unidos bajo la presidencia de George W. Bush se opuso con fuerza al establecimiento de este tribunal, del que no es miembro, aunque sí es Afganistán. "            (Público, 14/11/16)

15/11/16

Soñaba con el sonido de unas botas militares acercándose, fue incapaz durante un tiempo de comer en sitios públicos y de tomar decisiones...

“Hay historias que parece que se empecinan en salir y esta es una de ellas”. Así explica el periodista Ignacio Mata Maeso la génesis de Mauthausen. Memorias de Alfonso Maeso, un republicano español en el holocausto (Crítica). Legado vital que nos deja Alfonso Maeso Huerta, capturado en Francia por los nazis por sus ideales de izquierda, y que —a duras penas— pudo vivir para contarlo. “Pocos días después de mostrarle las últimas galeradas del libro se murió”. Objetivo cumplido debió pensar, o al menos así lo interpretó en su día Ignacio Mata; “notario de un testamento vital”, como se autodenomina.  (...)

“Cada hoja de este libro la tuvo que arañar de sus recuerdos, verbalizar aquello fue un proceso muy doloroso, se tuvo que arrancar cada palabra como quien se arranca una bala”, explica Mata, para quien el secreto de esta historia es su carácter descriptivo, “no cae en teorizaciones, sólo narra, cuenta con austeridad todo lo que vivió, que no es poco”.

Tras enrolarse con tan solo 17 años en las filas republicanas, Maeso —acompañado por miles de compatriotas— tuvo que hacer frente a un periplo interminable por diferentes campos de concentración hasta dar con sus huesos en Mauthausen, donde desempeñó diferentes actividades y perdió su identidad, pasando a ser una simple cifra, el 3447. Allí participó en la construcción de la cámara de gas y el crematorio y allí también presenció y vivió la enfermedad y el hambre de primera mano. La marca de aquello quedó indeleble.

 “Soñaba con el sonido de unas botas militares acercándose, fue incapaz durante un tiempo de comer en sitios públicos y de tomar decisiones; no sabía cómo gestionar su propia vida”, confiesa Mata. Con todo, si algo le quitó el sueño fue la falta de reconocimiento, el hecho de que su país no tuviera ni un mínimo gesto para con los miles de jóvenes que dieron su vida por unos ideales.

 “Su mayor secuela fue sentir que su lucha no había significado nada para la gente de su entorno más cercano, tenía un profundo aprecio y admiración por Francia y envidiaba el modo en que los franceses habían sabido honrar la memoria de tanto y tantos hombres que lucharon por la libertad”.

Secuelas al margen, si algo rezuman estas páginas es un compromiso con la memoria, con una verdad que nunca se resignó a contar por mucho dolor que le reportara, sabedor —quizá— de que una historia personal puede llegar a contar una historia universal. Como escribe Jordi Évole en el prólogo: “Lo que van a encontrar les va a doler, mucho. Pero ese dolor es una vacuna contra el olvido”.                (Público, 10/11/16)

14/11/16

Mi marido fue fusilado por la denuncia de alguien de derechas debido a una deuda

"(...) Parte de esta intrahistoria de la represión franquista y aliada en Málaga sale ahora a la luz tras el descubrimiento del equipo del arqueólogo Andrés Fernández de una nueva fosa en el cementerio de Colmenar con los restos de doce vecinos de Riogordo (lindante con la anterior localidad) fusilados en abril de 1937. 

En esa fosa se ha hallado munición italiana. Este rastro señala que los fusilamientos fueron realizados por soldados pertenecientes a la columna italiana que en febrero de 1937 entró en la capital y que en ese trayecto tuvo que pasar por Colmenar. (...)

Según el rotativo de Prensa Ibérica, una vecina de Riogordo y nieta de uno de los fusiladosSalvadora Villalba Sánchez, afirma que "desde niña, mi abuela, que murió a los 96 años, siempre hablaba de que a su marido se lo llevaron con 34 años a Colmenar. 

Sabemos por la documentación que fue condenado a muerte y lo fusilaron el 4 de abril de 1937", explica, para añadir al instante: "Según cuentan, fue denunciado por alguien de derechas por rojo debido a una deuda", aunque no pertenecía a partido político o sindicato alguno. "Eso sí, en mi familia somos todos socialistas y él era de izquierdas, pero no militaba".

Los familiares han guardado durante casi setenta años la historia de sus caídos aquella madrugada y, además de la documentación, hubo algunos testigos presenciales de la ejecución que contaron a los allegados lo que vieron.

 "Coincidimos todas las familias y hubo gente que dijo que vio cómo los mataban. Parece que fueron los italianos, porque se ha hallado munición de esos soldados allí".  (...)"           ( Juan Luis Valenzuela , El Plural, 31/10/16) 

11/11/16

San Simón, un lugar de exterminio de presos republicanos procedentes de todo el territorio español. Un lugar para deshacerse de una parte de los miles de presos que no caben en las cárceles, a manos de Fernando Lago Búa, “El carnicero de San Simón”, y el padre Nieto, un jesuita vigués que se encargado de dar el tiro de gracia

"Ningún enclave tan pequeño de Galicia acumula tanta historia, tanta belleza y tanto horror. San Simón es una isla diminuta en medio del Atlántico. Mira a la ría de Vigo y como extendiendo la mano, con un puente, se acerca a la pequeña isla de San Antón.

A lo largo de su historia, la isla de San Simón, fue empleada como monasterio, lazareto y hogar para niños huérfanos. Fue habitada y abandonada en numerosas ocasiones. 

Saqueada e invadida y desde octubre de1936 a marzo de 1943 convertida en el uno de los mayores mataderos franquistas.San Simón fue un campo de concentración temido, oscuro y siniestro donde la muerte era la salvación para dejar de padecer.

Piensen en los barracones de los campos de concentración de Auschwitz o Mauthausen, magen repetida de judíos escuálidos hacinados en lo que fue su corredor de la muerte, pues eso era San Simón, un lugar de exterminio de presos republicanos procedentes de todo el territorio español.

La isla de San Simón va a significar para el franquismo represión, tortura y muerte. Un lugar para deshacerse de una parte de los miles de presos que no caben en las cárceles.

Cercados por las grandes olas de la represión y la guerra, miles de prisioneros se enfrentaron a las más duras condiciones de vida. Dormían amontonados, en filas prietas que les impedían el movimiento. Comían lo que podían: la mayor parte de las veces un rancho pobre cocinado a base de mondas de patatas.

 El agua era escasa, la comida inexistente, la ropa se fue rompiendo convirtiéndose en girones, los zapatos, se rompieron o se perdieron de manera que iban descalzos. Los presos de San Simón, deambulaban por la isla como fantasmas. Los que ya no podían arrastrar su cuerpo, se acurrucaban entre los piojos, la lluvia, y la humedad esperando morir para que terminara aquel calvario.

Cientos, miles de hombres de todo el Estado español, acusados de delitos que nunca habían cometido, de hombres inocentes que verán sus vidas truncadas y que nunca podrán olvidar, los que quedaron vivos, esa isla, en la que pasaron los años más terribles de sus vidas.

Pero el frío y el hambre y la sarna no eran lo peor de San Simón. Quienes por allí pasaron sufrieron la peor de las torturas: un permanente estado de miedo. Miedo a que su nombre resonase alguna noche, envuelto en la oscuridad del paseo y la muerte. 

Un miedo alimentado por las falsas esperanzas de libertad comprada al que durante un tiempo fue el director de la prisión, Fernando Lago Búa, “El carnicero de San Simón”, un miedo acrecentado por las voces, los insultos y los malos tratos propinados por un hombre de Dios: el padre Nieto, un jesuita vigués que oficiaba la misa con su pistolón al cinto, era el encargado de dar el tiro de gracia. 

Según recogen los comentarios de algunos presos que quedaron vivos, este jesuita, llegó a machacar la cabeza con un enorme crucifijo a un preso que estaba a punto de ser fusilado El motivo, no quiso confesarse.

En las primeras semanas de la guerra San Simón fue una especie de cárcel provisional para presos gubernativos que aún no habían sido encausados por la jurisdicción militar, con el propósito en muchos casos de sacarlos, bien entrada la noche, y conducirlos a juicios militares o directamente asesinarlos. 

En esa época, muchos de los detenidos de San Simón fueron víctimas de sacas organizadas por elementos de Falange y por los llamados “cívicos”, y ejecutados en las cunetas de las carreteras y ante los muros de los cementerios.

La podredumbre moral que envolvió la isla en aquellos años: los fusilamientos masivos, las condiciones inhóspitas de los presos, las enfermedades y el hambre que convirtieron San Simón en el centro penitenciario más terrible del franquismo, ya que se decía que de San Simón no se regresaba vivo.

Al finalizar la guerra a los franquistas se les planteó el problema de qué hacer con los no aptos –bien por desnutrición o bien por su avanzada edad para trabajar. Desde 1936 hasta 1944, 6000 enfermos crónicos, viejos, inútiles y discapacitados que se habían convertido en un estorbo fueron concentrados en un único centro penitenciario, en el que pagaran muchos, con su propia vida por su doble condición de parásitos sociales y de enemigos de la Patria. La Isla de San Simón fue el lugar escogido para encerrar a este colectivo.
 
Hambrientos, enfermos y tristes, aquellos nuevos inquilinos del infierno fueron prisión y azuzo el hambre de todos los que allí se encontraban. La gran hambruna que se vivió a principios de los cuarenta causo estragos entre la población de reclusos. En San Simón murieron 450 presos de hambre.

El 12 de febrero de 1943, coincidiendo con el principio del fin del régimen nazi, se evacua la isla de “despojos humanos”, mediante decreto de Franco en el que se posibilitaba que los reos pudieran escoger destino penitenciario. Por decreto de 17 de Diciembre de 1943, 274 septuagenarios, pueden ir libremente a morir a sus casas. Algunos no llegaron fallecieron por el camino.

El campo de concentración de San Simón fue un antro donde se practicó la tortura física y moral con tanta saña como lo hiciera la pasada Inquisición. Acostumbrada aquella soldadesca a un comportamiento cruel e inhumano en todos los conceptos, se habían formado un complejo de superioridad y los prisioneros para ellos eran cosas tan insignificantes que los mataban con tanta facilidad y desenfado como si se tratara de simples muñecos de entrenamiento.

 Eran los vencidos, los derrotados, los que a nada tenían derecho. Fueron tratados como animales atacados por una enfermedad contagiosa, todo rodeado de alambradas y unos guardianes ebrios de venganza y odio.

El sufrimiento y la muerte de aquellos que han quedado por el camino en aquella maldita isla,arrimados a los camposantos, con los huesos entreverados de suicidas, represaliados o marineros devueltos por el mar, se ha cementado con cal viva, para que se pierda su rastro.

 La de San Simón es una de las historias de la guerra que ha sido silenciada. Pero, poco a poco, la capa de olvido comienza a desaparecer. Y las olas que cercaron una parte de la verdad histórica ya no son tan altas. Es un deber moral no arrinconar tanto sufrimiento, aunque muchos no quieran oírlo y otros prefieran olvidarlo."                 (Sol López-Barrajón, Memoria Histórica, 25/10/16)