30/5/13

“Sufrí la peor sensación de mi vida, la de no poder morir”


“Yo lloraba y les pedía que me mataran. Ellos se reían. Eran los dueños de nuestras vidas y de nuestras muertes”, ha contado la cineasta, Lucía Murat, que estuvo presa durante tres años y medio. Tentó dos veces el suicidio mientras estuvo presa. “Sufrí la peor sensación de mi vida, la de no poder morir”.

Su cuerpo quedó parcialmente paralizado a consecuencias de las torturas. Además de los choques eléctricos mientras estaba colgada, colocaban cucarachas sobre su cuerpo (los agresores llegaron a poner una en su vagina). Lucía sufrió también lo que ha calificado de “tortura sexual científica”.

“Me colocaban desnuda con un capuchón en la cabeza, una cuerda enrollada en el cuello pasando por la espalda hasta las manos, que estaban atadas detrás de la cintura”. Mientras el torturador la violentaba ella no podía defenderse. “Si intentaba mover mis brazos para protegerme yo misma me ahorcaba”.

La cineasta ha querido señalar que aceptó relatar su experiencia no por venganza o masoquismo, sino porque considera “fundamental contar estas cosas y dejar de manifiesto que durante la dictadura en Brasil fueron practicados crímenes contra la humanidad”.

Otra de las mujeres que ha hecho su confesión ante los miembros de la Comisión de la Verdad ha sido la historiadora Dulce Pandolfi, que era estudiante de Ciencias Sociales en la Universidad Federal de Pernambuco cuando fue apresada. Ese mismo año, 1968, había ingresado en el grupo de Acción Libertadora Nacional (ALN), organización de la izquierda armada.

Fue detenida el 20 de agosto de 1970. Recuerda la frase que le dijo un militar en el momento en que entró en el cuartel de la Policía del Ejército: “Aquí no existe Dios, ni Patria, ni familia. Sólo nosotros”.

Además de todo el ritual de torturas a las que eran sometidas las mujeres, Dulce sufrió el miedo de sentir un cocodrilo vivo sobre cuerpo. Durante una de las sesiones de tortura se desmayó. Llamaron al médico que la examinó y este les dijo a los torturadores: “Aún aguanta. Pueden continuar”.

En una ocasión la usaron como conejo de indias en una clase para aprendices de torturadores. Oyó decir, mientras la colgaban: “esa es la técnica más eficaz”. Al final de la clase le dijeron que la iban a ejecutar: “Me levantaron el capuchón, me mostraron un revólver con una sola bala y estuvieron jugando a la ruleta rusa”.

La entonces estudiante universitaria pasó por varios presidios. En total estuvo presa y fue sistemáticamente torturada durante un año y cuatro meses. “Es muy duro recordar aquella situación, pero es fundamental para que podamos construir un país más justo y más humano”, dijo al retirarse, visiblemente emocionada, ante el pleno de la Comisión de la Verdad.

Por haber sido sancionada constitucionalmente la ley de Amnistía de la dictadura, en Brasil no podrán ya ser condenados los torturadores aún vivos. La Comisión tiene como finalidad arrojar luz únicamente sobre aquellos acontecimientos, muchos de ellos desconocidos hasta hoy."           (El País, 29/05/2013)

No hay comentarios: