16/3/10

Documentos del campo de concentración franquista de Miranda de Ebro

"Julián Moreno tuvo la osadía de tener hambre y comer. En el basurero del campo de concentración de Miranda de Ebro descubrió un manjar: cáscaras de naranja. A los militares no les gustó.

"Le ponían una moneda en la frente y contra la pared, teniendo que sostenerse en una sola pierna. Cada vez que se le caía tenía que recogerla y en ese instante los soldados le propinaban una paliza. Cada vez aguantaba menos, cada vez las palizas eran más frecuentes, así durante horas", contó el testigo Julián del Olmo, también prisionero.

El otro Julián, el que tuvo la osadía de comer cáscaras, murió maltratado en Miranda de Ebro, el último campo que cerró sus puertas en España (1937-1947). Lo cuenta el periodista Isaías Lafuente en Esclavos por la patria (Temas de Hoy), una obra que destapó lo silenciado: los trabajos forzosos de presos políticos de los que se beneficiaron instituciones públicas y empresas privadas durante el franquismo.

La construcción del nuevo Belchite. En abril de 1939 acabó la guerra. Ese mismo mes ya había 298 prisioneros republicanos trabajando en la construcción del nuevo Belchite (Zaragoza). Recibían 1,90 pesetas al día, según los documentos del Tribunal de Cuentas. El flujo de mano de obra siguió en los meses siguientes desde diferentes campos de concentración hacia Belchite, el pueblo que Franco quiso convertir en un símbolo de la destrucción de la guerra. Además de españoles, fueron destinados al campo de trabajo extranjeros de las Brigadas Internacionales. Franco inauguró el nuevo Belchite en 1954


Un bono más. Otro vale del Ejército del Norte para alimentar a 36 prisioneros del "campo enemigo", capturados en Fraga (Huesca). En la provincia había cuatro campos: Barbastro, Jaca (dos) y Graus


Pan para evadido. El fondo del Tribunal de Cuentas está repleto de vales de las tropas sublevadas para justificar comida a republicanos capturados o "pasados" a las filas franquistas, como éste emitido el 28 de marzo de 1938 en Castel de Cabra (Teruel) por el oficial de información de la 2ª Brigada del Estado Mayor para dar una ración "de pan agalletado para un evadido de la zona roja"


La reclusión más larga. Miranda de Ebro fue el campo más longevo. También fue uno de los más singulares al convertirse en el lugar de reclusión de los refugiados extranjeros que huían de la II Guerra Mundial. En agosto de 1943 sólo seguían internados 17 españoles, pero había 3.285 extranjeros. El ejército sublevado abrió 132 campos de concentración, según la documentación del Tribunal de Cuentas, pero hubo más. El historiador Javier Rodrigo, autor del libro "Cautivos", eleva la cifra a 188, operativos en algún momento entre 1936 y 1947


Vuelta de Francia. Muchos de los españoles recluidos en Miranda de Ebro en 1942 eran republicanos que se habían refugiado en Francia al final de la Guerra Civil y que, en el nuevo escenario bélico europeo, habían hecho de nuevo el camino de vuelta. En esta relación figuran 17 prisioneros detenidos en la frontera de Irún: 10 extranjeros y siete españoles.

Un minucioso registro. Cada mes, el Tribunal de Cuentas recibía detallada información sobre las altas y bajas de cada campo de concentración. En esta relación se cita el lugar de procedencia del prisionero y la fecha de entrada en Miranda de Ebro. Es mayo de 1944. Siguen llegando oleadas de refugiados extranjeros

Tercer año triunfal. San Marcos, el actual Parador de León, tuvo días siniestros. Durante la Guerra Civil se convirtió en prisión militar y campo de concentración. A finales de septiembre de 1938 había 4.190 prisioneros en el campo, como se recoge en el "balance de fuerza" firmado el 30 de septiembre del "III año triunfal"


Batallón de Trabajadores nº101. En el fondo del Tribunal de Cuentas se contabilizan 541 batallones de trabajadores. Eran unidades formadas por prisioneros republicanos, recluidos en los campos de concentración sin haber sido juzgados ni condenados. Cada mes se remitían listados con las altas y bajas al Tribunal de Cuentas para certificar los gastos de manutención y salarios (El País, ed. Galicia, cultura, 14/03/2010, p. 46)

1 comentario:

Mónica Castro dijo...

Acabo de ver este blog por primera vez y me gustaría saber dónde puedo consultar la documentación del Campo de Miranda de Ebro. Llevo años buscando el expediente de mi abuelo y no consigo encontrarlo. Gracias